Relevancia del equipamiento para vías de escape

Relevancia del equipamiento para vías de escape
Existen diferentes productos en cerrajería para satisfacer muy diversas necesidades. La relevancia del equipamiento para vías de escape hace que estos componentes tengan que ser adecuados, instalados y ajustados por auténticos maestros cerrajeros. Es fundamental contar con elementos que puedan asegurar una huida del edificio, al tiempo que lo protegen de posibles robos. Hay situaciones en que los inquilinos pueden entrar en pánico, como por ejemplo incendios. En estos casos, hay que poder escapar a la mayor brevedad posible, y para ello se disponen vías de escape como las barras antipánico. Gracias a estos elementos, las personas que se hallen ante una situación comprometida en el interior de un edificio, pueden huir de él solo empujando la puerta.

Las características de las barras antipánico las convierten en idóneas para las vías de escape, pues no solo dejan un acceso muy fácil para escapar, sino que también protegen el interior del inmueble. Los ladrones no tienen muchas posibilidades contra sistemas que, en su parte exterior, no poseen componentes sobresalientes ni que puedan ser manipulados. La protección contra ladrones debe siempre complementarse con una buena dotación para poder huir rápidamente si se precisa.

Las barras antipánico se comercializan en diferentes modelos. Uno de ellos está pensado para las personas mayores y/o con movilidad reducida... inquilinos con necesidades especiales en cuanto al acceso. Los cerrajeros profesionales puede realizar instalación de barras antipánico para dependientes, un sistema que añade una barra más para hacer todavía más fácil la apertura. Además, se dispone de barras de deslizamiento y con otros métodos de apertura. En todo caso, la apertura siempre es extremadamente fácil.

Los maestros en cerrajería también le ayudan instalando pulsadores de emergencia o mirillas electrónicas. Cualquier dispositivo para mejorar la protección y el acceso a los usuarios, debe ser tenido en cuenta para la mejor habitabilidad de todo el edificio.